Blogia
Bricolaje

Convierte tu casa en una fortaleza para ladrones (3)

Y si entran... saltará la alarma
Si con las medidas anteriores no hemos conseguido disuadir a los intrusos, una alarma puede terminar de arruinarles el plan. Aunque no los detendrá, pondrá en alerta bien a todo el vecindario, bien a la policía.

Existen distintos tipos de alarmas, unas más sofisticados que otras, pero el funcionamiento suele ser similar. Se trata de un circuito de detectores y sensores, conectados a una caja. Cualquier elemento extraño será recuperado y enviado a la central a la que estemos conectados, que avisará a la policía. Las más sencillas únicamente emitirán un continuo y llamativo pitido que alertará a quienes se encuentren en los alrededores. Si optas por una de estas últimas, asegúrate de que es muy ruidosa.

Las alarmas pueden detectar sonidos, movimientos o, incluso, el calor. Los expertos recomiendan instalar, además de las volumétricas (el segundo tipo), las que se activan cuando una ventana es forzada o un cristal se rompe.

Máxima seguridad
A pesar de todo, no te confíes. Los cacos son profesionales y suelen tener sus propios trucos para enfrentarse a las trabas que les ponemos. Por ello, las campañas de prevención de robos en el hogar durante el verano recuerdan siempre los mismos consejos, que, por muy tontos que puedan parecernos, ayudarán a que terminemos las vacaciones sin ningún sobresalto innecesario. Recuerda:

  • No guardes los objetos de valor en un único lugar, excepto si posees caja fuerte. En este caso, ésta debe situarse en un lugar poco visible.
  • No dejes grandes cantidades de dinero en casa.
  • No desconectes la luz, sino los aparatos eléctricos. De esta forma, el timbre seguirá funcionando.
  • Fotografía los objetos de valor.
  • Guarda las facturas de compra y una copia del seguro del hogar.
  • No bajes del todo las persianas.
  • Deja ropa tendida.
  • Pon especial cuidado si existen andamios en el edificio.
  • No digas en público que te vas a ausentar.
  • Pide a alguien que recoja tu correo.
  • En caso de robo: no toques nada ni cierres ventanas que hayan sido abiertas. Avisa al seguro en menos de 7 días.
  • Deja un teléfono de contacto a algún vecino que pueda avisarte en caso de accidente.

Ahora ya puedes irte de vacaciones con la tranquilidad de haber convertido tu hogar en una fortaleza frente a posibles intrusos. Y recuerda, además de proteger tu casa cuando tú estés fuera, también debes cuidarla cuando te encuentres en su interior.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres